domingo, 12 de noviembre de 2017

Silencio



No puede haber suficiente silencio cuando por dentro estás lleno de ruido.
Ruido molesto, escandaloso, ruido que no sé cómo apartar de mi.
Y es curioso que cada vez que me acabe de encontrar pase algo que haga que me pierda de nuevo.

¿Qué es la vida, si no un cúmulo de eventos que determinan si somos felices o desgraciados? ¿Qué es la alegría, si no un estado pasajero que luego deja paso a la tristeza?

No puedo evitar seguir sintiéndome vacía. La reciente pérdida de mi madre ha removido de nuevo muchas cosas en mi que pensaba olvidadas. 

Dichoso inconsciente, que no deja de archivar cosas en el fondo del armario para luego dejarlas aflorar cuando menos lo necesitas.

Llevo el duelo de una forma muy extraña. No me paso los días llorando, no. Pero sí sueño mucho, mi inconsciente no para de trabajar y revivir situaciones. En el fondo, que se haya ido ha sido una liberación. Ya no para mi, sino para ella misma. Durante los últimos años no fue ella. Era presa de sus desvaríos, de sus paranoias, de sus alucinaciones. Vivía en constante miedo de que alguien la quisiera tirar de casa, matar, violar, maltratar...

Es tan triste ver a una persona con la que has pasado toda tu vida en esas condiciones. Es cierto que hizo muchas cosas mal en su vida. Pero ¿quién no? Es fácil juzgar a los demás sin mirarnos primero al espejo, pero la autocrítica suele brillar por la ausencia en la mayoría de las personas.

Yo le perdoné ya hace tiempo. En concreto, cuando la diagnosticaron. Fue un proceso extraño. Primero sentí culpabilidad por no haberme dado cuenta de que mi madre siempre había tenido esquizofrenia paranoide. Luego me di cuenta de que no podría haberlo sabido... yo no soy médico, y aunque su comportamiento siempre ha sido algo extraño, para mi lo extraño se convirtió en normal desde muy joven. Y eso dio paso a comprender mejor su vida, sus actos... y como consecuencia, al perdón.

Ahora lo que siento es miedo. Las enfermedades mentales van en los genes. Todos lo sabemos. Me preocupo por mi, pero más aún por mi hija. 

Yo siempre he tendido a problemas de ansiedad y depresión. Me cuesta salir de esa espiral, aunque lo bueno es que la mayoría de las veces soy consciente y lucho para que mis estados de ánimo no me ganen la batalla. Es lo que tiene ser una persona emocionalmente inestable. Y sí, eso es lo que soy. 

¿Horrible? Bueno, agradable no es. Pero si pienso en todo lo que podría tener y no tengo, doy gracias a que sólo sea eso.

Hace no mucho toqué fondo. Caí a los más bajo, en la más profunda oscuridad. Y no fue bonito, no. Pero me ayudó a poder sobrellevar todo lo que está pasando ahora. 

A pesar de todo, la extraño. A veces pienso verla cuando voy andando por el pueblo. A veces sueño que hacemos cosas juntas, como cuando vivíamos juntas y ella aún estaba mejor. A veces, incluso sueño con una familia intacta. Eso que siempre quise y nunca he podido tener. 

Pero lo más extraño es que ahora es cuando más extraño a mi padre. Su afecto y su apoyo siempre fueron mi pilar... y mi pilar se desvaneció cuando yo era aún demasiado joven.

Y me siento sola. Me siento huérfana. Curioso. Es lo que soy, aunque la palabra huérfano solamente se use en menores de edad. Pero eso no hace que cuando uno tiene más edad la pérdida de un ser querido te afecte menos. Todo lo contrario. Puede que te afecte de manera muy distinta. Te hace reflexionar. Te hace que toda tu vida pase por delante de tus narices y te des cuenta de todos los errores que has cometido. Te hace ser consciente. Te hace perdonar. Te hace estar triste, pero también agradecida por los buenos momentos. Porque los hubo, aunque yo ya no los recordara durante estos últimos años.

Sólo puedo decir que ella ahora, por fin es libre. Libre de sus miedos y de todo lo que la ha perseguido y aterrado durante toda su vida. Por fin está donde quería estar, al lado de mi padre. Y espero que los dos hayan encontrado juntos ese descanso que a todos nos faltó en vida.

Me queda el consuelo de saber que por mucho tiempo que pase, siempre los querré, Y que en algún momento nos volveremos a ver y podremos empezar de nuevo, sin orgullo, sin rencor... simplemente con el amor que aunque a veces pasara desapercibido, sentíamos los unos por los otros.

Ahora, que ella descansa en paz, tengo que ordenarme. Tengo que poner orden en mis sentimientos, mis emociones, mi vida entera... Necesito sanar, desde lo más profundo de mi interior.

Y para ello aprovecharé los momentos de tranquilidad y silencio que por fin puedo tomarme con calma, para mirar dentro de mi y poder encontrar por fin esa paz que necesito en mi vida.

Porque la paz no sólo debería encontrarse después de que uno abandone este mundo que conocemos. Es importante encontrarla mientras estemos vivos, y al menos así poder disfrutar del tiempo que tenemos en este mundo.

Para no sentirnos muertos aunque respiremos. Para sentirnos felices con lo que tenemos, aunque siempre pueda haber cosas que añoremos. Para poder ser nosotros mismos, sin límites. Para realizarnos tal y como soñamos y merecemos.

Porque de eso trata la vida: De aprender nuevas lecciones y tener el valor de mirar hacia delante, por duro que sea.





jueves, 17 de agosto de 2017

17-08-2017 Hoy es un día triste... Todos con Barcelona



Hoy es un día triste.

Una vez más, personas inocentes han sufrido en sus carnes la barbarie del terrorismo, han fallecido en nombre de unas creencias y de un extremismo que no tienen ni justificación ni sentido.


Una vez más, una persona que se cree en posesión de la única verdad ha decidido arrebatarle la vida a niños y adultos que no tenían culpa alguna de estar ahí, en el momento y en el lugar equivocado. No tenían culpa de que alguien por los motivos que sea, haya decidido tener que acabar con vidas que aún tenían mucho por vivir y por soñar.


Y me pregunto de nuevo: ¿Hasta cuándo?


¿Hasta cuándo tenemos que permitir que este tipo de cosas sucedan? ¿Cómo podemos evitarlas? ¿Cómo protegernos?


Si alguien tiene la respuesta a estas preguntas que me lo diga, porque yo, por muchas vueltas que le doy, no lo consigo. 


Es dificil separar las cosas y no caer en el racismo o la xenofobia. No, no todos son iguales. No todos somos iguales. En ninguna nacionalidad, raza ni religión. Estas personas que hacen este tipo de cosas son extremistas, y los extremistas para bien o para mal existen en todas las nacionalidades, razas y religiones. 


Pero siempre es más fácil juzgar a un colectivo entero que a personas individuales. Y así estamos. En un mundo lleno de odio, sin distinguir los que nos quieren bien de los que nos quieren mal. Porque tendemos a juzgar a todo el mundo por un mismo rasero y nos perdemos a grandes personas por el camino por unos cuantos monstruos que andan por ahí sueltos.


Me niego. Me niego a pensar que la culpa es “de los moros”, como he oído decir muchas veces. Durante toda nuestra historia, la culpa siempre ha sido de “los musulmanes”, de “los cristianos”, de “los judíos”, de “los de arriba” o de “los de abajo”. Siempre lo mismo, todos al mismo bote.


No sé vosotros, pero yo me considero una persona individual, y como tal, aunque pueda pertenecer a algún colectivo, soy la única responsable de mis actos. Y me gusta pensar que las personas que cometen este tipo de injusticias también lo son. Y que muchas otras de los mismos colectivos se ven negativamente afectadas porque pertenecen a “ los de arriba” o a“los de abajo”. Pues no. 


Ante todo me considero humana, aunque el valor de la palabra “humano” ha perdido mucho durante este último tiempo. Pero es lo que soy: humana. Igual que los musulmanes, cristianos, judíos, budistas, españoles, estadounidenses, alemanes y chinos. Ante todo somos una sola especie, aunque ésta se divida en distintas razas y religiones que causen abismos entre nosotros.


Me considero de Barcelona si hay un atentado en Barcelona, de Asturias cuando se hunde una mina y de África cada minuto que un niño muere de hambre.


No seamos hipócritas. El mal de este mundo nos afecta a todos aunque no queramos verlo.

Así que sí. Juzguemos a los terroristas.Luchemos contra ellos. Pero no caigamos en el error de odiar a los que no son responsables ni adorar a los que parecen inocentes. En esta vida nunca nada es lo que parece y hay muchos intereses ocultos en la mayoría de este tipo de asuntos…


Aunque sea dificil, mantengamos la cabeza fría. Canalicemos la rabia e impotencia que sentimos porque es muy fácil pagarlo con el primero que pasa, pero no siempre es lo más justo.


Esa es mi opinión. Es lo que siento. Y ahora, que me he desahogado, permitidme que me tome un tiempo para mi minuto de silencio particular. Porque ellos, los inocentes, se lo merecen. 


Que descansen en paz.


CAG, 17.08.2017

domingo, 30 de julio de 2017

Podría ser (Antonio Orozco)




Podría estar, toda la vida recogiendo las estrellas que,
Se te quedaron esparcidas por el cielo y yo,
Podría estar cantando hasta quedarme sin la voz,
Podría ser tu remo.

Podría ser, el que se queda con las sobras de tus besos,
La última página del libro de tu anhelo,
Podría estar fingiendo cada noche hasta que salga el sol,
Podría hacerlo.

Puedes ver, como respeto todo lo que estás viviendo
Como lo hago solo porque creas que es cierto,
Y que en mi vida solo queda una razón y un verso.

Yo podría ser, la calma en la Gran Vía de algún día de este mes,
La marca de aquel libro que dejaste de leer,
Podría incluso ser, el que nunca lo fue.
Podría ser el tiempo en el descuento de un encuentro,
Donde siempre sabes que toca perder.
Podría ser el terco que repite los momentos
Aun sabiendo que otra vez se va a caer. 

Lo que no podría ser, es una excusa ni un pretexto.

Podría estar, toda la vida como estaba aquel sereno,
Dándole puerta cada noche a tus tormentos,
Podría ser vigilia, grito y salvador, al fin,
Quizás también tu tierra.
Puedes ver, que mi futuro sabe más que tus desprecios,
Que mi presente se entretiene como un necio
Y que en mi vida solo queda una razón y un verso

Yo podría ser, la calma en la Gran Vía de algún día de este mes,
La marca de aquel libro que dejaste de leer,
Podría incluso ser, el que nunca lo fue.
Podría ser el tiempo en el descuento de un encuentro,
Donde siempre sabes que toca perder.
Podría ser el terco que repite los momentos
Aun sabiendo que otra vez se va a caer.  

Lo que no podría ser, es una excusa ni un pretexto. 

  

martes, 27 de junio de 2017

Perdernos



 Ya se que me dices que no debo extrañarte,  pero lo hago.  Sé que no debería pensar en ti,  pero no puedo evitarlo.  Tanto tiempo sin verte solo hace que desee más aún poder pasar un rato a tu lado.  Y sentirte mío, perdiéndome entre tus brazos. Y sentirme tuya cuando te pierdés entre mis piernas. Y perdernos juntos,  aunque sólo sea por un instante.  Porque los sentimientos más locos a veces son los más imposibles,  y a la vez, los que más vida nos dan.

 CAG, 27.06.2017


 

lunes, 19 de junio de 2017

¡Felicidades!





Hoy es un día especial,
pues cumples un año más.
No te regalo ninguna tarta,
solo unas humildes palabras
y un corazón lleno de cariño
que espero que sientas en la distancia.

Hoy es un día especial...
como todos los que pasan
desde que cuento con tu amistad.

¡Que pases un gran día Pedrito!


martes, 13 de junio de 2017

No puede ser pecado





Conocer a alguien que te enciende el alma y te inspira tantas ideas en un sólo instante no puede ser mera casualidad.
No puede ser pecado amarte, y me niego a renunciar a ti aunque el precio que tenga que pagar por ello sea arder en el infierno por el resto de mis días.



CAG, 13.06.2017

No te quiero mio


No te quiero mío, cortándote las alas ni encerrándote en una jaula. Me basta con saber que nuestras almas perdidas se sienten en calma cuando estamos juntos. Que sólo tú me inspiras paz y desatas mi pasión, pudiendo ser yo misma. Y me conformo con saber que podemos amarnos así, a distancia, pero nunca distantes. Quizás por siempre, o hasta que el destino decida separar nuestros caminos... nada es cierto, nunca nada es seguro. Pero no renunciaré a los momentos que paso contigo a pesar de que seamos un sueño prohibido que no está destinado a convertirse en realidad. Porque la realidad es efímera, y sólo los sueños pueden llegar a ser eternos...

 CAG, 13.06.2017















domingo, 4 de junio de 2017

Tocar fondo (Paz Castelló)



Las personas que hemos tocado fondo alguna vez, sabemos que lo que no destruye, construye. Que lo que hay por encima de tu cabeza, a partir de ese instante, es todo cielo. Que es mejor dar con el culo en el suelo que con las alas en un techo. Que cada pedazo roto es imprescindible para el todo.
Las personas que hemos tocado fondo alguna vez, sabemos que desaprender es el camino de la sabiduría. Que las pesadillas son los sueños que están al lado de los miedos. Que romperse no es más que la posibilidad de volver a inventarse. Que la tristeza es a menudo el lenguaje cifrado de lo que andamos buscando.
Las personas que hemos tocado fondo alguna vez, sabemos que fue necesario para ser quienes somos ahora. Que lo más frágil a menudo es lo más hermoso. Que los nudos de una cuerda son los que te permiten treparla. Que lo que hace fuerte a un árbol son sus raíces y no sus flores.
Las personas que hemos tocado fondo alguna vez, hemos perdido el miedo a caer porque tenemos experiencia en levantarnos, y miramos abajo sin vértigo, desafiando al infierno que un día fue nuestra casa, convencidos de que, cuando se desate la tormenta, seremos la lluvia. 


Paz Castelló 



sábado, 20 de mayo de 2017

No dejéis nunca de creer en la magia




En nuestras vidas siempre hay luz y oscuridad. Es imposible tener lo uno sin lo otro, igual que el arcoiris no existe sin la lluvia, ni la alegría sin la tristeza.

Hay momentos bueno y momentos malos, pero todo pasa siempre y cuando tengamos algo a qué agarrarnos y que nos dé esperanza.

¿Pero qué pasa cuando perdemos ese algo y todo alrededor se torna oscuro? Caemos y no tenemos fuerzas para levantarnos. Ni siquiera sabemos cómo hacerlo. Tocamos fondo, y lo peor no es eso, sino que no somos capaces de ponernos de nuevo de pie y cualquier cosa que nos ocurra a partir de ahí pesa sobre nuestras espaldas como una losa. Estamos perdidos.

A mi me ocurrió hace muy poco. Perdí el norte, el sur, y cualquier otra orientación que pudiera y debiera existir. Me perdi a mi misma. Perdí la esperanza, perdí la fé en todo, perdí las ganas de vivir, las fuerzas para seguir luchando.

Y ahora, que he levantado cabeza, que me siento de nuevo bien y he entendido y aprendido muchas cosas de esa mala experiencia, he comprendido por fin que tener fé no tiene por qué significar creer en Dios ni mucho menos.

Pero ¿qué es la fé entonces?

Cada uno tiene fé en lo que más le convence. Algunos creen en Dios, otros en Jehová, otros en los Alienígenas que según ellos algún día vendrán a rescatarnos...

Yo perdí la Fé en Dios desde muy jovencita, por motivos personales que marcaron mucho mi vida. De la iglesia no quiero ni hablar, para mi no es más que una organización tipo secta que lava el cerebro a sus adeptos para que adopten sus ridículas creencias. No creo, aunque respeto a los que creen.

Después tuve fé en el matrimonio. Tuve fé ciega, hasta que me di de bruces con la realidad y me di cuenta de que tampoco se podía creer en él. Pero de él nació una niña maravillosa y muy deseada que ha sido el motor de mi vida desde entonces.

Hasta que en plena adolescencia todo empieza a cambiar y a veces, en situaciones extremas, también comencé a perder la fé en ella. Me quedé sin nada en lo que creer, porque aunque soy consciente de que nos une un lazo irrompible y que nos adoramos mutuamente, los problemas pudieron conmigo y me quedé sin luz.

Mis alas se habian roto. No sabía como salir volando desde el pozo en el que había caído y que me estaba engullendo.

Desde que salí de esa situación me he estado preguntando qué es entonces en lo que puedo creer en esta vida.

Y ayer, por fin, sin ni siquiera estar pensando en ello, me di cuenta. Me acordé de qué es lo último que vi antes de verlo todo negro y qué es lo que vuelvo a sentir ahora y por lo que me siento tan bien: 

Vi que lo más importante es nunca, nunca, dejar de creer en la magia. Ella es la que me mantiene viva, positiva y con ganas de seguir luchando por feas que se pongan las cosas.
No hablo de magia de brujas con bolas de cristal y hechizos para convertir a principes en sapos y viceversa. ¿O quizás sí? Puede que sólo dependa de a través de qué tipo de cristal miremos las cosas.

Hablo de la magia que hay en todo lo que nos rodea. No de un Dios (o quien sea) que ha creado lo que nos rodea. Sino simplemente, de lo que nos rodea, sin más.

La belleza de la naturaleza. El olor de la hierbra fresca recién cortada. El brillo en la mirada de un niño. Los colores resplandecientes del arcoiris después de un mal día con lluvia.

La magia de tener amigos que aún en la distancia se sienten tan cerca. La de tener una hija que adoro con todas mis fuerzas y que a pesar de hacer trastadas, como buena adolescente que es, me quiere como nadie en este mundo.

La magia que hay en la mirada de mis animales cuando vienen a por mimos, a jugar, o simplemente a hacerme la puñeta. Ese amor desinteresado que nadie les pide, pero ellos dan. Porque son así. Y a pesar de ello, mucha gente no los aprecia. Igual que las demás cosas llenas de magia en nuestras vidas, que son muchas.

Por fin sé qué es por lo que me levanto cada mañana y lo que me hace sonreir y dar gracias a estar viva, por difíciles que sean las cosas: La magia de la vida en sí. Y con ello, la magia de creer en nosotros mismos.

No dejéis nunca de creer en la magia. Buscadla en cada detalle que os rodea, por pequeño que sea. Si miráis bien la encontraréis.

Porque esos pequeños detalles son los más valiosos, y son el verdadero motor de nuestras vidas.


Claudia Aragón García, 20.05.2017


Para bien o para mal



Aún arde en mi piel
tu recuerdo de la última vez.

Anhelo tu mirada
atravesándome de deseo,
tus manos deleitandome
con sus caricias expertas.

Sé que no debería extrañarte,
pero no soy dueña de mis sentimientos
cuando se trata de ti.


Esa loca apasionada que tanto adoras
necesita a ese loco adorable al que no puede olvidar.


Porque así son las cosas,
para bien o para mal...


En el amor, nada se puede controlar.


 Claudia Aragón García, 20.05.2017


martes, 9 de mayo de 2017

Ser quien eres (Paz Castelló)




"Nadie ha besado nunca a una mariposa.
Todas vuelan y surcan los cielos con alas de fragilidad hermosa.
Ninguna se queda. Ninguna se deja besar.
Es posible que logres atrapar alguna, pero nunca será tuya si no le das un beso.
Puedes retenerla, pincharla con un alfiler en un corcho y admirar su belleza muerta, y muerta lograr besarla.
Pero mientras pueda volar, la realidad es que nunca nadie ha logrado besar a una mariposa.
Nadie ha atrapado nunca al viento.
Muchas veces lo intenté de niña con un bote de cristal.
Enroscaba la tapa con fuerza para que no escapara, pero el viento perdía su furia cuando estaba dentro y dejaba de ser viento para ser aire cautivo y dócil.
Al abrir el bote de nuevo, quería escucharlo silbar. Lo colocaba cerca del oído y sólo oía el hueco sordo del vacío.
La realidad es que nunca nadie ha atrapado el viento.
Nadie ha domado nunca al mar.
Hubo muchos marineros que quisieron domesticarlo. Pero el indómito mar les arrebató la vida en el intento. Les sedujo con sirenas y hasta les meció en dulces sueños al calor del sol, pero el mar tiene memoria y jamás olvida a quién intenta doblegarlo.
Jamás hubo un pirata capaz de robarle al mar su mayor tesoro, su libertad.
Lo cierto es que nadie ha domado nunca al mar.
No nacieron las mariposas para ser besadas, sino para volar.
No puede el viento silbar canciones de poeta incomprendido dentro de un bote de cristal, y el mar no sería el mar, si no rugiera con olas de espuma.
Y tú, amigo mío. ¿Sabes lo que te hace ser quien eres?"


Paz Castelló
Ser quien eres

 
www.pazcastello.com


miércoles, 3 de mayo de 2017

Superior a mi




Es superior a mi... verte me llena de energía y me hace feliz.
Todos los caminos acaban llevándome de nuevo a ti, y es obvio que te pasa lo mismo conmigo.
Algún día puede que nos digamos adiós para siempre, pero mientras tanto déjame decirte que guardo las horas que puedo paso contigo como oro en paño.
Porque para mi, eres un tesoro que me transmite momentos de felicidad sin pedir nada a cambio.
No somos nada, pero en esos momentos que compartimos solo existimos nosotros, y es como si nada más existiera en este mundo.
Y por esos instantes, quiero que sigas en mi vida.... hasta que sea el destino el que separe nuestros caminos.



viernes, 28 de abril de 2017

Lo más lejos posible



Me agrega hace tiempo un tal Nicolás Hidrogo Navarro, supuestamente escritor, como amiga. No habíamos hablado nunca y hace dos días entramos en conversación e intercambiamos whats.

Teniendo en cuenta que el tío es de Perú y está casado, se supone que lo que le ofrecía era amistad pero va el típo y comienza a saco a hablarme de que desprendo sensualidad por los ojos y los labios y blablabla... cuando le digo que no me interesan ese tipo de conversaciones y que estoy muy feliz con mi vida tal cual está, va y me habla de que también importa el "sexo mental" (¿qué coño será eso?), con lo cual le empiezo a dar largas y paso de responderle más.
Comienza a enviarme audios tipo saca-de-tu-vida-lo-que-no-aporta (sin darse cuenta que él es parte de eso) y escritos literarios suyos. ¡Por whatsapp!


Y cuando le digo educadamente que es un honor que desee compartir conmigo sus escritos pero que el whats lo tengo para trabajo y conversar con mis amigos va y me bloquea en el whats y en el Face.


No es que me importe en absoluto, pero sí me pregunto si aún quedará gente en este mundo que no confunda la educación con estar desesperada y no peque de sentir esa necesidad de adularse a sí mismo y que los demás les adulen (léase: narcicistas puros y duros)...


Porque en realidad son muchos los que van así por la vida y lo único que me dan a mi personalmente, es mucha pero que mucha penita. 


Que les vaya muy bien y se mantengan lo más lejos posible de mi. 







jueves, 27 de abril de 2017

Ausente






No hace falta que os diga que estoy ausente.
He decidido centrarme menos en Internet y más en lo que importa: mi hija, mi trabajo, mis amigos, mi vida privada.
He decidido ser feliz porque hay gente que estando en las mismas o peores circunstancias que yo me demuestran día a día que es posible.
He decidido volver a la vida, porque ya he estado bastante muerta durante estos meses que no he levantado cabeza y que he estado tan decaída sin saber ni por qué.

Sigo aquí, me podéis hablar en privado cuando queráis que responderé en cuanto pueda o simplemente, por qué no decirlo, cuando me apetezca.
Porque no siempre a uno le apetece hacer lo que complace a los demás. Y porque me reservo el derecho a hacer en cada momento lo que me complace a mi, aunque suene egoista.

Sigo aquí, aunque menos tiempo, y por desgracia no estoy cumpliendo con todo lo que en su día me hubiera gustado cumplir y pido disculpas a las personas que hago esperar.

Volveré, porque tengo que poner al día muchas cosas, y aunque os tenga "aparcados" no penséis que me olvido de vosotros.
Pero la primera y más importante, soy yo. Y por eso ahora mismo hago lo que me apetece, y es centrarme en mi misma y en mi presente, para labrarme el futuro que quiero para mi y para mi hija.
Basta ya de decir lo que quiero hacer. ¡Voy a tomarme la libertad de hacerlo, sin más!
Por lo demás, ya lo sabéis... os quiero, gracias por estar ahí.








jueves, 13 de abril de 2017

Abandono de animales en Semana Santa





En Semana Santa el número de perros abandonados sube un 40%.

No puedo entender como alguien puede abandonar a unos animales tan fieles y desinteresados como son los perros, que incluso darían la vida por sus amos si hiciera falta. Aunque tampoco lo entiendo en el caso de otros animales. 


Si quieres un animal ADOPTA, son muchos los animales abandonados que necesitan un hogar, y sobre todo si adoptas o compras un animal RESPONSABILÍZATE, cuídalo debidamente, llevalo al veterinario cuando haga falta, esterilízalos si no te vas a hacer cargo de los cachorros, y sobre todo JAMÁS LO ABANDONES.


(En la foto salen mis perros Lucky y Zayra, estoy de vacaciones y están muy bien cuidados a cargo de una chica de mi pueblo que se encarga de ellos con todo el amor del mundo.)



sábado, 8 de abril de 2017

Hoy es ese día


Hoy es ese día.
Ese día,
en el que me dió por pensar en ti.
Por echarte de menos.
Por volver a escribirte.
Con la esperanza apagada
de que las cosas vuelvan
a lo que una vez fueron,
aun sabiendo que sería mi infierno.
Porque aun después de todo,
prefiero el infierno contigo
antes que el paraiso sin ti.

CAG 08.04.2017

Mă gândesc la tine